dimecres, 11 de juny de 2008

Es que nadie se da cuenta de cuando nos la meten doblada?



(fotos capturadas de la web)

En mis gustos arquitectónicos suelo funcionar por intuiciones, mitomanías y manías a secas. Me gustan más bien las obras coherentes que los arquitectos de un solo edificio, aunque hay menos de esos de los que estamos acostumbrados a pensar. Tampoco creo en los promotores-ogros que se dediquen a destrozar sistemáticamente obras ajenas, extraños a ideas como ese arte elitista que demasiado a menudo sólo existen en cabezas de camarillas que invierten más en marketing que en rigor. Sí, adoro las intuiciones, pero estas sólo son válidas en un contexto global que las arrope: es decir, dentro de un trabajo diario sistematizado, constante, incansable, algo ciego, incluso.

Nunca me gustó Zaera. O FOA, porque creo en el trabajo en equipo pero también en que éste no podrá superar jamás la amplitud mental de su director. Yokohama fue un sonoro bluff, ya en su día: recuerdo los precarios renders del concurso, vacíos de gente, sobre fondo negro, superficie blanda de brillos metálicos que ni invitava a pasear ni a ser tocada. Al final: madera, césped sin árboles (no vayamos a tapar esa geometría de pliegues que parece una pixelación de esa otra blanda que no sabe anunciar ni dibujar), pasamanos que capturan la mirada para que no se vaya a las entregas heroicas para que parezcan que no existen.

Y, bajo ello, otra estructura plegada: como un origami japonés (feliz coincidencia para los buscadores de metáforas que piensan que lo bueno de Japón no debe de salir de su país, y que probablemente otorguen formad de sombrero mexicano a los edificios de Candela en ese país), salvando una geometría variable bastante interesante y acomodándola a una topografía que sube suavemente. Artificio, por otro lado, totalmente ajeno a los principios del concurso, artificioso, retórico, redundante con los pliegues exteriores con los que no coincide, y, sobre todo, descontrolado. No pertenece al arquitecto, sino que queda como terreno del estructurista, que, descabezado de su superior jerárquico falto de interés, ha quitado toda idea de luz cenital a un edificio que la necesita desesperadamente.


En Turquía: más o menos. Complejo enorme de varios edificios, escondida su geometría bajo un manto verde ambiguo, no fachada, no cubierta, indefinido no por voluntad sino por falta de concreción. La base geométrica es la del cuadrado-dentro-de-cuadrado, girados 45º uno respecto del otro. Buena cosa si se lleva al final, pero que resulta folklórico cuando uno se queda sin argumentos y, sencillamente, gira buena parte de la estructura en ángulo raro para tapar una parte del edificio que queda totalmente ajena al resto. Como si no fuese con nadie.

Las fotos dan el pego, inicialmente, pero cuando uno se las mira con detalle observa como el edifico está sobrediseñado, detallado en exceso, conteniendo lo uno, lo otro y todo lo contrario en un horror vacui naif que lo aproxima a los paisajes artificiales dibujados por los niños de tres años. Sobre todo eso, las armas son siempre las mismas: control de las últimas pieles, ese césped, esa cerámica, esos pliegues de aristas marcadas donde toque o donde no, esa estructura dejada vista en los pocos centenares de metros cuadrados donde se ha podido controlar, escondiéndola donde la vergüenza indica. Zaera es un decorador. Sigo esperando que alguien me cuente diferencias entre pintar un piso color pastel, colgando un Tàpies a juego con el sofá o las cortinas Gastón y Daniela, o esa estética posindustrial, gris sobre verde sobre algún material pretendidamente en bruto que podría ser estructural pero se usa sistemáticamente como revestimiento, que deja las luces descontroladas como metáfora de la inestabilidad en la que todos estamos surgidos (joder, si no la sabemos mejorar por qué no nos dejamos de retóricas y, sencillamente, cobramos y callamos?), que glorifica el mal oficio de gente mal preparada que cacarea precisamente todo lo contario. Pesimista, casi derrotista. Salpicada de citas cultas a algún filósofo de moda en círculos universitarios, vengan a cuento o no. Sigo esperando rigor, una estructura de pensamiento coherente a priori, no a posteriori para justificar falta de lucha o de ideas o de conocimiento sobre una obra hinchada como un souflée, metáfora siempre de algo que está en otra parte. Lucha. Ganas. Y pensamiento optimista.

2 comentaris:

Anònim ha dit...

just el que fa algun temps (bastant) que vaig pensant... l'arquitectura s'ha convertit en una espècie de NBA o quin rep la pilota se la juga. No hi ha cap pasada al company ni joc en equip. Nomes es valora l'espectacle personal. Quan retornarem al joc en que totes les samarretes estaven sense noms i nomes un número. Personalment defenso l'arquitectura digna independentment del tamany o tipus d'encarrec (no n'estan renyides). Cal que ens anem formant sempre i trobo que els que arriben a la champions es deixen seduïr per les formes i la foto finish de les obres... caldria parlar anys despres amb els usuaris a veure que n'opinen. Moltes salutacions i excel.lent blog. Anirem resseguint... Francesc www.trnarquitectes.cat

jaume prat ha dit...

Hola Francesc,

parlant de tot, molt digna la teva web també (o la vostra, no es que et tracti de vos sino que noto que és un treball coral). M'agrada la vostra manera de fer arquitectura, i fins m'havia trobat de morros amb la plaça que vareu construir a Balaguer el darrer cop que hi vaig ser. La casa de Torregrossa és molt xula, singularment, i m'ha tocat la fibra perquè amb en Lluís Comerón (per qui treballo als matins) varem fer una cosa molt semblant a un CAP al Masnou que està a punt d'entregar-se o d'inagurar-se, no ho sé molt bé. Allà la particularitat és que les finestres que toquen cel no tenen dintell, sino que estan almenades (idea que vaig treure d'un error deliberat que vaig cometre executant el remat superior de la façana de l'hotel AC Barcelona que toca al centre de convencions, ambdues obres d'en Mateo, per qui treballava aleshores), i, quan toca a terra, ho fa amb un canaló de recollida d'aigües corregut de grava homenatge a una gàrgola que vessa sobre un pou d'aigües a la fundació Miró, una de les maneres més educades i emocionants que recordo de recollir aigua. En fi, que la casa és molt maca!

Respecte del teu comentari, només dir-te (complementant el que posava al meu article) que, ferm partidari del trebsall en grup com sóc, i seguint el teu símil de l'NBA, un pot ser un rookie dels Grizzlies o en Michael Jordan. El segon feia 60 punts per partit i a sobre no era egoïsta, i el primer prou feina tindrà aguantant metxa. És a dir, potser la meva crítica no va tan dirigida als que destaquen com als que volen destacar, als arquitectopublicistes poc rigorosos que juguen constantment a veure qui la té més llarga sense rigor ni, de vegades, il.lusió. Però hi ha un altre tipus d'arquitecte que destaca per la seva feina ben feta, llegeixi's el Piñón de Morella o el Miralles d'Edimburg. Evidentment, qualsevol arquitecte que pretengui fer bona feina haurà d'estar d'acord amb això que dius que no hi ha escales. Qualsevol encàrrec ha de ser necessàriament portat al límit de qualitat, si no no ens guanyarem les garrofes...

Respecte al que dius dels usuaris, estic preparant precisament (la seva sortida està sine die, però espero tenir-ho preparat per abans de final d'any) algun article sobre aquest tema... com els usuaris ens veuen, ens viuen i ens pateixen. Fins com tot aquest tinglado els transforma la vida.